Oración para una noche tranquila

Así como nuestro primer pensamiento del día debe ser para Dios, también debe serlo el último. No se te pase nunca por alto la oración de la noche, antes de acostarte.

Dios mío, Jesucristo: Te doy gracias por todos los bendiciones que has derramado sobre mi y los míos en este día. Te ofrezco mi sueño y todos los momentos de esta noche y te pido me conserves en ella sin pecado. Por esto me pongo dentro de tu santísimo Costado y bajo el manto de mi Madre, la Virgen María. Asístanme y guárdenme en paz los santos Ángeles y venga sobre mí tu Bendicion.

Padre amado, ayúdame a tener un sueño tranquilo y a tener un bonito despertar, en el que tú presencia esté siempre en mi

Amén

%d