Devoción a San Juan de Dios

Se llamaba Juan Ciudad, nació en el año 1495 en la población de Montemor o Novo, de la diócesis de Évora, en el reino de Portugal. En su niñez recibió una educación cristiana y, desde su adolescencia, comenzó a desempeñarse en diferentes trabajos como pastor de ganados y vendedor de libros.

Cuando contaba con unos 40 años de edad, estando en la Ermita de los Mártires en Granada, escuchó las predicaciones y sermones de san Juan de Ávila ,y conmovido por sus palabras, Juan salió del lugar dando voces y gritos, pidiendo a Dios misericordia, arrojándose por el suelo y haciendo duras penitencias públicas. Esto ocasionó que lo hicieran pasar por loco y que las autoridades públicas lo ingresaran en el Hospital Real Granadino, para enfermos mentales. Es allí donde Juan llega a ser testigo y vive y sufre en carne propia el trato nefasto que se da a los pacientes y todas las calamidades que viven en esos centros de salud.

Al ver y vivir toda esa situación, Juan asume su misión de vida; cuidar y salvar a los enfermos. Logró salir del hospital y dedicó su vida al cuidado de los enfermos y a mejorar los centros de salud.En el año 1537 fundó el primer Hospital en Granada llamado Orden de los Hospitalarios de San Juan de Dios y comienza a recibir a pobres y enfermos y a pedir limosnas para sostenerlos y atenderlos con extrema caridad, con ayuda de algunos compañeros.

San Juan de Dios falleció el 8 de marzo de 1550 en Granada, tras complicarse por una pulmonía que adquirió después de rescatar a un joven que se estaba ahogando. Fue Beatificado por el papa Urbano VIII en 1630 y canonizado por Alejandro VIII en 1690. Por sus grandes obras es considerado el Patrono de los enfermos y los trabajadores de la salud. Su festividad se conmemora el 8 de marzo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: