Oración de la Secretaria

Te doy gracias Señor por permitirme ser una profesional y que con mi trabajo pueda sostener a mi familia y sentirme útil en la sociedad, que pueda involucrarme con la prosperidad de los seres que amo.

Dame, ¡oh mi Señor! La paciencia de Job, la sabiduría de Salomón, la discreción de María, la lealtad de Juan Apóstol y la hacendosidad de Martha.

Haz Señor que me despierte cada mañana con una amplia sonrisa, dispuesta a comprender el mundo entero. Que no me llamen sólo los trabajos fáciles, pues es tan satisfactorio hacer lo que otros esquivan y asumir nuevos retos, teniendo la oportunidad de aprender.

Permíteme ser Señor, activa sin ser llamativa; recatada sin ser mojigata; correcta, sin ser altiva; elegante, sin llegar a la exageración y arrogancia, alegre y entusiasta.

Señor, te doy gracias por haberme dado una labor que me permita realizarme como mujer, sirviéndote a ti, a mi prójimo, a mi empresa y a mi patria, que no me sienta desvalorada ni menospreciada, pues la función que realizo aunque no sea siempre reconocida sé que es vital.

Oración de la Secretaria

Señor, sella mis labios ante la tentación de la imprudencia; que mi corazón y mi boca no traicionen jamás la confianza en mi depositada por mi jefe y mi organización, y que no falte jamás a la confidencialidad. señor, concédeme la gracia de responder siempre satisfactoriamente, que la responsabilidad rubrique todos mis actos. señor, que nunca la prisa sea motivo de un trabajo defectuoso, menos nítido o inaceptable, que la serenidad me acompañe, a pesar de la urgencia de la carta encomendada. señor, que cuando tenga que ocupar el lugar de mi jefe, tu gracia me ilumine, para no defraudarlo, para acertar en las decisiones y ser justa en mis apreciaciones. señor, que la integridad sea el sello de mi trabajo, y el ejemplo para mis compañeros. señor, ayúdame para que lleve siempre con dignidad el nombre de secretaria gracias, señor, por mi trabajo, por mis compañeros, por el ambiente en que me has puesto, porque me permites realizar mi profesión con alegría y competencia, protégeme, dios mío, aquí y en todas partes.

A %d blogueros les gusta esto: